Archivo de la etiqueta: Cambio Social

Mujer y Poder: Juntas hacia la transformación

Estándar

Mujer y Poder 14 de SeptiembreDurante el 14 y el 15 de septiembre se desarrolló en Argentina el Encuentro de Líderes en el Marco de la Cultura de la Paz: Mujer y Poder.

Con el aval de ONU Mujeres regional, distintas organizaciones impulsaron el encuentro de mujeres líderes para pensar estrategias que favorezcan y fortalezcan la participación de la mujer en los espacios de poder y toma de decisiones (https://mujerypoder.democracyos.org/).

Me invitaron a socializar reflexiones centradas en la promoción para que las mujeres en el poder apoyen el surgimiento y desarrollo de otras mujeres en puestos de liderazgo. Comparto mis reflexiones:

Si nos pensamos a nosotras mismas como agentes de cambio y transformación atentas a la promoción del liderazgo de nuestras congéneres podemos identificar tres desafíos:

  • Mantener la esencia femenina: en la lucha por la igualdad de género y ante tanta discriminación, muchas mujeres que llegan a puestos directivos tienden a perder su esencia y se mimetizan con el entorno.  Por ello es importante promover y abogar por mantener el liderazgo femenino con características que enriquecen el medio: empatía, escucha, sentido de colaboración y visión amplia, entre otros.

 

  • Generar espacios de mentoreo: valorizar el proceso entre mujeres que permite una transformación interior. En este caso es importante entender que la protagonista es la aquella persona que es mentoreada y generar para ella, a partir de la experiencia acumulada por la mentora, preguntas, inquietudes y reflexiones que resuenen en el otro. El riesgo en este caso es transmitir preconceptos y limitaciones propias que sesguen la visión de la mujer mentoreada. Uno de los grandes pendientes es el mentoreo de mandos medios dado que existen varios programas centrados en jóvenes.

 

  • Alentar la promoción: trabajar activamente para promover el liderazgo femenino. La promoción es el paso posterior al mentoreo, para ello es importante generar redes de contactos y espacios de intercambio que permitan poner en valor nuevos perfiles.

 

En Argentina estamos trabajando todavía sobre los dos primeros puntos, es necesario pensar de cara al futuro en la generación de programas articulados y desarrollo de herramientas que permitan que más mujeres generen espacio a otras congéneres rompiendo juntas los “techos” autoimpuestos.

Gracias ONU Mujeres, Mujeres por una Comunidad Organizada, ReAL, Women´s Democracy Network y Fundación + Paz –SIDA por generar estos espacios tendientes a fomentar el liderazgo y la participación, asegurándonos una sociedad más justa e inclusiva.

 

Anuncios

El intercambio ayuda a los jóvenes a transformarse en ciudadanos globales: Ann Glotzbach

Estándar

AnnAnn es curiosa por naturaleza. Su energía expansiva la llevó elegir Argentina como su lugar en el mundo. Puentes Abroad, su emprendimiento, es el resultado de su espíritu inquieto. Los invito a conocerla.

-¿Hace cuánto vivís en Argentina?
Vivo en Argentina hace seis años y medio.  Vine por primera vez en noviembre de 2008 cuando estuve haciendo un viaje de cuatro meses por América latina (Chile, Ecuador, Perú y Argentina).  Pensé que quizás me iba a quedar seis meses, pero sigo acá seis años después. Me considero  una porteña más!

-¿Qué fue lo que te motivó a vivir en nuestro país?
Después de recibirme en la Universidad de Princeton, trabajé en Nueva York con la Fundación Thomas J. Watson, coordinando su programa de becas para estudiantes universitarios.  Parte principal de este programa para estudiantes eran tres veranos de pasantías en organizaciones de Nueva York y en otros países.  Me encantó el rol de coordinadora del programa, armando las pasantías para los estudiantes y luego acompañándolos durante sus experiencias locales e internacionales, pero me di cuenta que yo quería estar en el lugar de los estudiantes.  Es decir, yo quería tener una experiencia profesional trabajando fuera de los EEUU.  Así que armé mi valija y empecé a viajar por América Latina para buscar dónde me quería mudar.

-¿Qué es lo que más te gusta de Buenos Aires?
Buenos Aires me cautivó desde el momento en que llegué.  Encuentro en ella una combinación de dos lugares más importantes para mí: Little Rock y Nueva York.  Mi familia es de Little Rock, la capital de Arkansas, estado ubicado en el sureste de los EEUU – una región conocida por su lento ritmo de vida y un enfoque importante en la familia y los amigos.  Asimismo, Nueva York, donde trabajé varios años, es conocida como la ciudad que nunca duerme porque siempre hay algo nuevo para hacer a cada hora del día, todos los días del año.  Para mí, Buenos Aires es la mejor mezcla de estas dos ciudades de mi alma; tiene el lento ritmo familiar de Little Rock y la vitalidad cultural y profesional de Nueva York.  Aquí se puede disfrutar de un asado de ocho horas un sábado por la tarde y luego ir a ver una ópera en el Teatro Colón esa misma noche!

buenosairessoccermatch-¿Cómo nace Puentes Abroad?
En cada paso profesional que he vivido, siempre he estado vinculada con la educación internacional, desde la coordinación de pasantías internacionales para la  Fundación Watson hasta la organización del programa de intercambio académico de Boston College en Buenos Aires.  También en cada lugar donde he trabajado, he armado un programa de voluntarios internacionales para traer estudiantes de otros países a Argentina para contribuir con la cooperación internacional.  A su vez, a través de mi experiencia abriendo la oficina argentina de una empresa social de reciclaje que se llama TerraCycle, entendí mejor cómo empezar una empresa social.  Por ello, a fines de 2013 tomé la decisión de armar mi propia empresa social dedicada a la educación internacional, y en marzo de 2014 lancé Puentes Abroad (www.puentesabroad.com).  La misión de Puentes Abroad es construir “puentes” para que los estudiantes internacionales puedan llegar a Argentina para tener experiencias de inmersión profesional y cultural en Buenos Aires.

-¿Qué encuentra en Argentina un estudiante que lo hace único en Latinoamérica?
Argentina tiene una mezcla súper interesante de la cultura latina y la cultura europea, dado su larga historia de inmigración de Europa, especialmente Francia, Italia y España.  Por eso, es una ciudad cosmopolita con personalidad única.  Al mismo tiempo, Buenos Aires es una ciudad muy fácil para vivir para extranjeros, en términos de adaptación y asimilación.  Los argentinos son muy amistosos y siempre listos para charlar de  política, la vida y el mundo, mientras comparten una picada y convidan algunas copas de Malbec.

-¿Por qué es tan importante para Puentes Abroad que estos jóvenes además de estudiar y conocer el país, desarrollen acciones de voluntariado?

Mi mentor, Alice Ilchman, me enseñó la importancia de armar programas que les ayuden a jóvenes convertirse en ciudadanos globales.  Ser ciudadano del mundo significa que traemos una perspectiva internacional a nuestras esferas de trabajo y de influencia.  Para poder verdaderamente obtener esta perspectiva, es importante ser participante activo en las comunidades de otros, además de en tu propia comunidad.  A través del voluntariado internacional, los estudiantes pueden aprender – fuera del aula tradicional – de los problemas sociales de otros lugares lejos de sus casas y de cómo juntos podemos seguir mejorando el mundo.

-¿Cuál es tu sueño?

Mi sueño es que todos los estudiantes tienen la oportunidad de hacer una práctica profesional o ser voluntario en otro país y que estas experiencias internacionales nos ayuden a trabajar juntos con una perspectiva global para construir un mundo mejor.

-¿Qué le dirías a un estudiante que está pensando en venir a Argentina?
Como dice Nike – Just Do It!  Argentina es un destino increíble para trabajar, estudiar, vivir y viajar y se lo súper recomendaría a alguien interesado en tener una experiencia viviendo en otro país.  Por supuesto, también diría que la mejor manera de experimentar Argentina es a través del programa de Puentes Abroad!

 

 

OUR KIDS The American Dream in Crisis

Estándar

our kidsRobert Putnam, autor norteamericano y profesor en Harvard aborda la brecha existente entre los niños provenientes de contextos desfavorecidos y aquellos pertenecientes a contextos más favorables. El distingo entre ambos está dado por la educación de sus padres, en primer término se encuentran aquellos niños que provienen de hogares en donde al menos uno de sus padres ha finalizado la universidad. En segundo término se encuentran aquellos niños cuyos padres no han proseguido estudios más allá de la secundaria.

Putnam analiza la crisis del sueño americano a partir del “efecto tijera” en la vida de los niños de Estados Unidos: en el vector ascendente se encuentran los niños con mejores oportunidades y aquellos pertenecientes a contextos desfavorecidos encuentran un ambiente que los lleva a estar en el vector inferior sin posibilidades de mejora.

El libro comienza a partir del análisis de casos en su ciudad natal, Port Clinton, Ohio. Allí Putnam establece la comparación con su generación en los años 60 y analiza la poca movilidad social a la que la sociedad americana se enfrenta hoy en día.

A mediados de los años 60´ dos tercios de la sociedad americana estaba convencida de la movilidad social que podía conseguirse a partir de trabajar y educarse, el por todos conocido “American Dream”. En el siglo 21, las encuestas revelan el pesimismo generalizado en torno a la movilidad social para la próxima generación.

Putnam menciona el crecimiento de la segregación de la sociedad americana, caracterizada por: 1) Separación en barrios: cada vez es menos frecuente la combinación de barrios mixtos en relación al ingreso promedio de las familias. Señala asimismo que a medida que en Estados Unidos fue decreciendo la segregación racial se ha incrementado la segregación de clase. 2) Segregación educacional: desde los años 70´se ha incrementado la separación en barrios y a partir de esto se ha visto favorecida la segregación educacional, la misma tiene consecuencias más allá de la escuela en términos de amistades, relaciones, redes y otros recursos sociales.3) Matrimonio: Putnam señala que los matrimonios con otros colectivos dan cuenta de lo rico de una sociedad. En décadas recientes se ha incrementado el matrimonio interracial e interreligioso pero ha decrecido el matrimonio entre personas con ingresos y educación dispares. La separación en barrios, escuelas, matrimonios y probablemente en asociaciones civiles, lugares de trabajo y círculos de amistad implica que los americanos de mayores ingresos y los de menores ingresos se encuentran criando, educando y acompañando a niños en mundos separados y desiguales con escasa posibilidad de movilidad social. 4) Igualdad de oportunidades: para Putman los jóvenes americanos se enfrentan a baja movilidad absoluta y relativa.

Asimismo, Putnam desarrolla su teoría centrándose en los círculos de influencia que permiten o no la movilidad social que lleva al sueño americano: familias, escuelas y comunidades.

Hoy en día, todas estas instituciones de apoyo no logran cumplir con el cometido de acompañar a los niños más desfavorecidos.

Putnam llama a pensar en un cambio cultural, los niños que menciona pertenecen al pueblo americano, son hijos y responsabilidad de cada uno de los que quiere pensar, soñar y construir una sociedad mejor, en la que estos niños deben estar incluidos.

María Medrano: YO NO FUI, la escritura de la propia historia

Estándar

Maria MedranoMaría es escritora, se define como tímida. Es pequeña, pero cuando habla, su sonrisa se extiende y parece tener alas. Si, justamente alas. Esa libertad interior con la que cada una de las integrantes de YO NO FUI reconstruye su identidad.

Escritora, poeta, buscadora incansable. María es convocada en el año 2002 para dar un taller de poesía en la Unidad Número 3 de la Cárcel de Ezeiza. Ella, a partir de su trabajo en el juzgado penal económico conocía el ámbito, lo que descubrió fue el vínculo.

Hoy, YO NO FUI es el nombre de una organización social. Pero primero sirvió como título de una compilación de poesías generadas por las mujeres que asistían al taller. Ese nombre implica la resistencia a la sensación que todas tienen una vez que ingresan al espacio carcelario: “fuiste”, tu tiempo se detuvo.

A través del taller, estas mujeres intentan recuperar la palabra, su propia voz y espacio. La reconstrucción de su propia identidad.

De las 59 mil personas presas en Argentina, sólo 2,800 son mujeres. Las destinatarias de YO NO FUI son generalmente cabeza de familia, tienen 3 o 4 hijos y mientras se encuentran en prisión siguen siendo el sostén de sus familiares. El delito más común por el que han sido penadas es la comercialización de droga en un 80%.

Diez años después de ese primer taller, YO NO FUI es una organización social que trabaja en proyectos artísticos y productivos en las cárceles de mujeres de Ezeiza y, afuera, una vez que las mujeres han recuperado la libertad. Este constituye un rasgo distintivo de la organización, dado que muchas otras lo hacen trabajando exclusivamente con uno u otro público.

YoNoFui_equipo-300x225En ese tránsito entre la vida “dentro” y “fuera” de los muros de la prisión, ha generado un proyecto colectivo, que apoyado en espacios de creación artística y de capacitación en oficios, y desde una concepción crítica hacia las relaciones de poder y desigualdad estructural existentes, busca la transformación social y la creación de nuevas formas de vinculación y construcción solidaria.

YO NO FUI cuenta hoy con un emprendimiento productivo cuya ventana es una tienda online http://tienda.yonofui.org.ar/ . Lo producido permite difundir el trabajo de la organización y que sus integrantes puedan tener una salida laboral.

Las alas hoy son enormes, no tienen techo. Sus sueños y la energía de María tampoco.

 

 

 

Contra viento y marea. Hasta erradicar la desnutrición. Fernando Mönckeberg Barros

Estándar

51z43EW3H0L._AA258_PIkin4,BottomRight,-48,22_AA280_SH20_OU30_Esta apasionante biografía del médico chileno Fernando Mönckeberg relata ágilmente una vida llena de desafíos y superación.

Este médico pediatra chileno tiene hoy 87 años y una vida dedicada a pensar en cómo se puede alcanzar la igualdad de oportunidades. Fernando ha descubierto el momento exacto en el que es necesario comenzar a incidir: en el vientre materno.

Cada ser humano tiene en su ADN el potencial genético, la igualdad de oportunidades radica en expresar ese potencial. Este despliegue depende del lugar donde se nace, de la alimentación, de la estructura familiar, del equilibrio emocional del grupo familiar, entre otros.

Fernando, hace más de 50 años identifica que la consolidación de la red neuronal se va perfeccionando por la suma de experiencias cognitivas-visuales, auditivas, táctiles y motoras- y las no cognitivas – emocionales, verbales y sociales que el niño recibe constantemente durante los primeros períodos de vida. De este modo, el programa genético más la adecuada nutrición va estructurando la arquitectura cerebral que, luego, necesita de estímulos medioambientales para organizar la funcionalidad a nivel neuronal.
fernando_monckeberg1322576485296
Desde los años 60, Fernando dedica su vida a desarrollar el potencial genético de los chilenos haciendo foco en que la diferencia fundamental entre los países desarrollados y aquellos en vías de desarrollo es su capital humano.

Este recurso humano en los países no desarrollados no alcanza su potencial. Fernando destaca la necesidad de lograr un abordaje holístico llamado sociogénico-biológico que intenta cubrir el desarrollo social y biológico del ser humano reforzando su salud, su educación y su medio ambiente. Sumándole a esto una infraestructura científico tecnológica capaz de innovar para competir.

Gracias al desarrollo de su programa de intervención tomado como política pública Chile logró reducir sus índices de mortalidad infantil de cien por cada mil nacidos vivos en 1973 a diez por cada mil nacidos vivos en 1990. En 1973 el 65% de los niños chilenos menores de 5 años padecían algún grado de desnutrición, en 1990 se descendió al 2%. La inversión en salud primaria, nutrición, educación y saneamiento ambiental entre 1970 y 2000 alcanzó el equivalente a 23 mil millones de dólares.

Además del INTA (Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos) como centro de investigación y diseño de política pública, crea CONIN (Corporación para la Nutrición Infantil).

En los primeros quince años CONIN logró recuperar a ochenta y cinco mil desnutridos. Hoy, a partir de la mejora de la situación nutricional, la organización está focada en recibir y tratar a lactantes con enfermedades crónicas complejas como enfermedades genéticas.

Fernando es ejemplo de convicción y trabajo. Durante todos estos años ha demostrado la necesidad de vincular el mundo científico y social con la generación de políticas públicas transformadas en líneas programáticas de gobierno.

Argentina tiene un discípulo de Mönckeberg al que muchos admiramos, el mendocino Abel Albino. Ambos demuestran que día a día el mundo puede cambiar.

Orillas Rosario: Por más equidad

Estándar

El año pasado entrevisté a Carolina Roldán, joven líder social rosarina, para la sección “Ellas en Acción”. En enero de este año, la Revista OHLALÁ en su página solidaria resalta en trabajo de Orillas Rosario llevado adelante por Carolina y un grupo impresionante de jóvenes en el Barrio República de la Sexta. Me alegra esta difusión! Invito a conocer su facebook http://www.facebook.com/orillas y a sumarse como voluntario.Foto Orillas

El rol de la marca organizacional en el sector social

Estándar

Nathalie Kylander y Christopher Stone
Stanford Social Innovation Review

2012

Una década atrás el paradigma dominante en el sector social estaba basado en las comunicaciones. Los líderes de estas organizaciones pensaban que el aumento de la visibilidad y el reconocimiento social derivaban automáticamente en mayores fuentes de financiamiento.
Hace unos años comenzó a surgir el paradigma de la marca organizacional con un rol estratégico, pasando a tomar relevancia para la organización en su conjunto.

Como sabemos, la marca es más que la identidad visual: logo, nombre y diseño. Es una construcción psicológica que genera conciencia de todo lo que implica la organización: los servicios que brinda, la causa que defiende, la ideología que la soporta, entre otros. El trabajo de quien desarrolla la marca es manejar esas asociaciones psicológicas.

Es creciente el número de organizaciones que desarrollan una estrategia de marca para incrementar el impacto social y lograr mayor cohesión interna.

Internamente, las marcas encarnan la identidad de la organización, encapsulan la misión, valores y actividades. Externamente, las marcas reflejan el pensamiento y la imagen que tienen distintos actores en vínculo con la organización. Una organización social será más poderosa en su comunicación cuando la identidad y la imagen externa están alineadas entre sí y a su vez, con los valores y misión. Esta cohesión también permitirá un uso más eficiente de los recursos actuales y una tracción de talento, financiamiento y apoyo externo.

Para trabajar en este tema, los autores desarrollaron un marco de análisis centrado en la integridad, la democracia, la ética y la afinidad como vectores para la construcción de una marca.

Integridad implica que la identidad interna está alineada con la imagen externa y ambas lo están con la misión.

Democracia establece que el equipo, los voluntarios y miembros del Consejo de Administración pueden comunicar correctamente la identidad organizacional, eliminando el control rígido sobre la forma en que la organización es presentada.

Ética explica la forma en la que la organización refleja sus valores centrales alineando la identidad y la imagen externa con sus valores y cultura.

La afinidad de marca se define a partir de la coexistencia con otras generando junto a sus pares un ecosistema más enriquecido.

El nuevo paradigma implica nuevos roles para los equipos y los miembros del Consejo de Administración en relación al gobierno de la marca. Más que preguntarle a la persona que maneja la marca cómo está contribuyendo a la generación de fondos, el Consejo y los líderes de la organización deberán comenzar a preguntarse como la marca está alineada con la misión, los valores, y la estrategia organizacional. Para ello es importante prestar especial atención a la alineación de la imagen y la identidad y de la contribución de la marca a la cohesión interna y la confianza externa.