Archivo de la etiqueta: Matías Luna

La vocación, la construcción de “Un mundo en mi lugar”.

Estándar

Hace algunos días escuché a Matías Luna, Maximiliano Pelayez y Mariel Rivero quienes conducen la organización Defensores del Chaco en Moreno, provincia de Buenos Aires (www.defensoresdelchaco.org.ar).

A partir de esa charla extensa, llena de recuerdos y sueños futuros comencé a reflexionar sobre la vocación. Esa guía interior que lleva a generar una transformación, que desoye en muchos casos el techo de crecimiento que instala la propia sociedad donde uno vive.

Esa vocación que implica arriesgarse, superarse, esforzarse, con la certeza de estar recorriendo el camino que se vislumbra desde el interior. Es vocación surge muchas veces como una voz que no puede ser desoída, que se sabe junto con otros, que cree que a partir de la generación de acciones individuales y colectivas existe la oportunidad de regenerar un tejido social.

Esa vocación es fuertemente desafiada muchas veces por factores internos y externos; genera dudas, podré ser consecuente? Seré lo suficientemente convincente para llegar con mi idea a otros?; mis ideas y proyectos serán atractivos para que otros quieran sumarse?

En este construir junto a otros también se plantean interrogantes en relación a papel que se le ofrece a los que quieran sumarse, qué rol les dejaré jugar? Será una construcción colectiva o sólo una simple pantalla que protege mis creencias?

Otro pilar fundamental en el desarrollo y puesta en práctica de la vocación son la familia y los amigos, ese espejo incondicional que nos ayuda desde lo emocional para que se desarrolle; para ayudarnos a pensar en distintos escenarios y posibilidades; para darnos ánimo y alejar nuestra mente del “no voy a poder”.

La construcción de un tejido social fuerte como el que Matías y Maximiliano vienen creando desde hace 18 años (Mariel se suma hace  4 años a la organización)  se desarrolla a partir de la vocación, del compromiso, dejando la ingenuidad de lado, teniendo una mirada crítica de la realidad, generando liderazgo barrial, desoyendo el partidismo, haciendo, haciendo y haciendo, compartiendo con la comunidad, construyendo distintas opciones, soñando, creando y viviendo para un Moreno distinto, inclusivo, bello y feliz.

Algunos datos para compartir:

• La Fundación Defensores del Chaco nació gracias a la iniciativa de 12 jóvenes que se juntaban a jugar al fútbol en las esquinas de Chaco Chico, hasta que decidieron darle forma a un sueño: construir su propio club. Sin recursos, los adolescentes cruzaron un enorme basural y allí instalaron un letrero: “En breve, Polideportivo del Club Defensores del Chaco”. En el fondo, eran más que locos por el fútbol, querían cambiar la realidad. Hoy más de 1,800 personas disfrutan de las actividades que la organización ofrece.

• En ese momento Maxi y Matías tenían 10 años, seguían a los mayores del grupo pero cada uno tenía responsabilidades dentro de la organización. Empezaron desde chicos a prepararse sabiendo que querían y podían acceder a posiciones liderazgo dentro de Defensores.

• Ambos definen a Defensores del Chaco como “SU LUGAR”, como una escuela de vida.

• En el 2007, a los 23 años asumen como Directores Ejecutivos de la Fundación.

• Además de los talleres deportivos, la fundación cuenta con talleres culturales, un jardín de infantes modelo para 60 niños y una escuela de liderazgo. A través de todas estas acciones recuperan la trama barrial y forman líderes para que conduzcan la comunidad.

• Creen que en la juventud está el cambio porque tiene la fuerza, la energía y la innovación para materializarlos. Por eso generan otras opciones a los modelos culturales establecidos que determinan que el éxito o la realización personal en el conurbano pasa por ser jugador de futbol o cantante de cumbia. Quieren darle una vida distinta, un futuro mejor a ese 70% de jóvenes de Moreno que creen que tiene su suerte marcada.

Ellos con 28 años han dejado una huella profunda para seguir…

Anuncios